La Marihuana como tratamiento contra la adicción.

1982 Visitas 17 Me gusta

No existe ninguna droga que sea la puerta de entrada a otras peores, de la misma forma en la que tomar de vez en cuando una copa no convierte a una persona al alcoholismo. Las adicciones no se deben tanto a las sustancias en sí como a las características de determinadas personas que les hacen tener mayor predisposición a la adicción.
El abuso de drogas o la adicción está considerada hasta ahora como una enfermedad del cerebro, a día de hoy no se ha encontrado aún un solo fármaco que cure dicha enfermedad. Pero, ¿si esto fuera verdad, cómo es posible que el cannabis, considerado como droga de abuso, pudiera ser un tratamiento útil contra la adicción?

La marihuana como tratamiento contra la adicción de otras drogas.

No se puede pretender ni que el cannabis ni que ningún otro medicamento, fármaco o remedio tenga una eficacia sobrenatural, dado que en medicina los tratamientos milagrosos no existen.

La investigación preclínica está demostrando día tras día con con mayor consistencia el importante papel que juega el sistema endocannabinoide en la regulación de las conductas de adicción.

En un estudio sobre este tema que tratamos, se llevó a cabo un seguimiento a adictos al crack que decidieron desengancharse de esta droga a través del consumo de marihuana; se seleccionó una muestra de 25 sujetos que afirmaron consumir marihuana como automedicación para combatir el “mono” y a los que no se les facilitó otro tipo de tratamiento farmacológico. El resultado fue el siguiente: 17 de los 25 sujetos (68%) abandonaron el consumo de crack y apuntaron que la utilización de cannabis reducía el mono y les producía efectos positivos subjetivos y cambios en su conducta que les ayudaron a superar la adicción.

Se están hallando casos en los que el cannabis se usa como elemento sustitutivo de otras drogas más peligrosas, ya sean legales o ilegales, sobretodo en lugares donde el cannabis medicinal está legalizado como por ejemplo Canadá y algunos estados de EE.UU.

Otros estudios afirman que el cannabis puede reducir el consumo de opiáceos en pacientes con dolor crónico, lo cual resulta muy interesante para la salud pública dado que estos generan tolerancia en el paciente hasta tal punto que la medicación puede conllevar sobredosis.
Por otra parte, un estudio epidemiológico reciente señala que las muertes por sobredosis han disminuido desde 1999 en aquellos estados norteamericanos en los que se ha legalizado el cannabis medicinal. En otro estudio clínico se seleccionaron a diferentes individuos dependientes a opiáceos que llevaban 7 días abstinentes para evaluar el potencial del CBD como reductor de síndrome de abstinencia. A la mitad les administraron CBD (10-15 mg/kg) durante tres días consecutivos y a la otra mitad placebo. Hubo una reducción dramática en cuanto al “mono” estadísticamente significativa en aquellos sujetos que recibieron CBD frente a los que se les dio placebo.

La marihuana como tratamiento contra la adicción de otras drogas.

Estos estudios en conjunto demuestran indicios empíricos de que no se trata de encontrar un medicamento en capaz de contrarrestar los efectos farmacológicos de la sustancia de la que los pacientes son dependientes, porque el problema de las adicciones tiene que ver con la anticipación a la recompensa más que con el disfrute de la recompensa en sí.

Y lo interesante es que el CBD se ha mostrado eficaz en este sentido, ayudando al organismo a evitar la búsqueda de la recompensa y a frenar la excitación o apetencia por la substancia ante estímulos externos. Es así que el CBD funciona como alterador de una conducta, ya que la adicción no es una enfermedad que haya que tratar con medicamentos o fármacos, si no un hábito conductual, es decir, de comportamiento.

Dr. Mark Wallace, presidente de la división de medicina del dolor del departamento de anestesia de la Universidad de California, que usa la marihuana para ayudar a los pacientes a desengancharse de los opiáceos. Y es que en Estados Unidos la dependencia por los opioides es hoy considerado como un problema de salud público que comenzó en la década de los 90 y a día de hoy es la causa de muerte accidental con mayor número de muertes en este país. “Y el cannabis es la solución más efectiva y segura. La marihuana es la puerta de salida para el abuso de drogas analgésicas como los opiáceos” Dra. Adie Poe, neurocientífica que ha estudiado en los últimos 13 años la interacción entre el cánnabis y los opioides.

Fuente: nekwo//weedmaps//DrJoséCarlosBouso.

Publicado en: Sociedad

Deja un comentario

Secciones. Blog Atomik Seeds